A vueltas con el patrimonio industrial (olvidado) de la comarca de Sayago

Los últimos vestigios del pasado fabril de la comarca se mantienen en pie gracias al tesón de particulares que, de manera desinteresada, los cuidan… Nuestros molinos, batanes, presas, presillas, etc. están muy deteriorados y se derrumban… ¿Seguiremos asistiendo indolentes al espectáculo?

Hace poco más de un mes, se iba al suelo el Molino Matarranas, última construcción en pie de la (otrora próspera) rivera de Cadozos. Como casi siempre, la lentitud burocrática es la protagonista… Un heredero que no puede mantener un bien, un ayuntamiento que no tiene recursos para acometer la obra y… como dice el refrán: “entre todos la mataron y ella sola se murió

Pero hoy no hablaremos de ese desastre… hoy nos vamos a los Molinos de Almeida. Gracias a la labor divulgativa de Esther Prada, arquitecta sayaguesa y fiel defensora de nuestro patrimonio, nos llegó esta instantánea:

Interior de molino en la comarca de Sayago – Foto de Esther Prada

Con su correspondiente comentario:

El patrimonio industrial es un aspecto del paisaje cultural. A los molinos tradicionales en el curso de riveras o regatos, se suma en el caso de la provincia de Zamora, los molinos harineros construidos en la década del los años veinte del pasado s. XX. La maquinaria de este de Almeida de Sayago, dejó de funcionar hace unos veinte años tan sólo. Aquí molían gran parte de los pueblos de Sayago, pero también de Francia, para mezclar distintas calidades de trigo. El cereal recolectado por la gente de los pueblos, debía pagar la “maquila”, el precio establecido para la molienda y obtención de la harina. Después de la guerra, se debía haber pagado previamente con cereal, trigo, cebada, centeno…. al Servicio Nacional de Trigo, el porcentaje establecido según los componentes de la familia.

Esther Prada-

Y, sobre este hilo, responde en redes sociales Domingo Martín, ex-alcalde de Almeida y promotor de la asociación Juntos por Sayago:

Este molino harinero es el de los Hermanos Colino, que junto al de los Hermanos Sánchez Sogo, protagonizaron una de las etapas más prósperas de la localidad de Almeida. Una industria harinera, unida a la textil, la chacinera y la del corcho, que hicieron de Almeida el principal núcleo industrial de la comarca sayaguesa. Actualmente, el propietario de ese molino, Miguel Ángel Colino , pretende desarrollar en el mismo un proyecto de museo harinero germen de un museo etnográfico que, sin duda alguna, supondrá un importante atractivo turístico para la comarca.

Y la pregunta es sencilla, ¿Esperaremos que siga el mismo destino que el Molino Matarranas o tomaremos medidas ANTES? Como decía un viejo albañil al que conocí hace un tiempo “sólo Dios sabe el desenlace”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .