Queremos enviaros tranquilidad y mucho sentido común, como lo harían nuestros abuelos sayagueses…

Toca vivir tiempos extraños. Las ciudades se llenan de silencio, con poca gente por las calles, los niños sin cole y el miedo…

Los supermercados se quedan sin leche, patatas, legumbres, falla el abastecimiento de gel desinfectante y papel higiénico. La consigna está clara, para los que vivimos en Madrid y otros focos, hay que pasar un tiempo en nuestros hogares, esperando, para tratar de frenar este maldito virus. Ya sabemos que los niños en casa dan mucha guerra, son niños… y que en el pueblo se está mejor, ya sabéis, el aire puro y la comida sana… pero las autoridades son claras, para los que estamos fuera, se han de evitar los viajes salvo casos de fuerza mayor.

Yo mismo, tenía previsto viajar a Sayago este fin de semana. Viajaría con mi primo y ahí pretendía coincidir con mis padres… que también venían de fuera. El plan de finde, inigualable, el viernes, merienda en Villadepera con #sayagovuela, el sábado, visita a Sasi de la Asociación de Empresarios y, por la tarde, visita a las bodegas de Fermoselle con Terraduero. No pasa nada por esperar, sólo de pensar el daño que podemos hacer, por nuestra inconsciencia, a población anciana y vulnerable…

Vamos a intentar pasar estos días con calma. Hay que evitar en la medida de lo posible colapsar los centros sanitarios. Y pensando todo esto, me viene a la cabeza la serenidad de nuestros abuelos, curtidos en epidemias, guerras y el hambre de la posguerra. Eran de otra pasta, habían vivido cosas muy fuertes, y tenían la capacidad (adquirida a base de golpes) de relativizar e inspirar sosiego y templanza. Pensemos como ellos, con cautela, pero sin caer en el miedo o en el rumor fácil. Desde aquí, ahora más que nunca, trataremos de mantener abierta esta ventanita que nos acerca a nuestra querida comarca. Y ya sabéis, la mejor medida de prevención #quedateencasa (Como se oye por Sayago en estos días “A nuestros abuelos los mandaban a la guerra, a nosotros estar en casa).

p.d Quiero agradecer personalmente la llamada telefónica de Adrián, la persona encargada de las visitas a las bodegas de Fermoselle. Nos ha informado de todo y nos ha dado todo tipo de opciones. Nos guarda la reserva ya pagada para otro momento, cuando podamos, obviamente cuando todo esto se calme. Viene muy bien saber que las iniciativas turísticas que se lanzan en Sayago tienen detrás a personas humanas y comprensivas.

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .